Rastreando la pronunciación del nombre

Rastreando la pronunciación del nombre

Las letras del nombre

En el siglo IV de nuestra era Jerónimo escribió:

“...el noveno tetragrammo, que los hebreos tuvieron por a-nek-fo-ne-ton, esto es, ‘inefable’, y se escribe con estas tres letras: iod, he, uau, he."1

Jerónimo, en su intención de aclarar ciertas ideas erróneas, aludía al alfabeto judaico desarrollado recién a partir del siglo V antes de nuestra era, el cual se considera una derivación del arameo. Muchos siglos antes, cuando los hebreos pronunciaban sin restricciones supersticiosas el nombre de su deidad, y ésta era además conocida por los pueblos de los alrededores en la zona de Palestina, al ponerse por escrito dicho nombre aparecía con letras del alfabeto de origen fenicio.

De acuerdo a la estela moabita, uno de los referentes más antiguos para la forma de escribir el nombre de la deidad hebrea usando signos de origen fenicio, aparecen estas letras (leídas de derecha a izquierda) según la imagen siguiente abajo a la izquierda, las cuales guardan una gran semejanza con el estilo hebreo arcaico aparecido en un rollo descubierto del libro de los Salmos en la cueva de Qumrám datado alrededor del primer siglo de nuestra era tal como aparece también abajo pero a la derecha.

                              1

La similitud es notable, salvo en una pequeña variación en la letra "uau" ("Ouau" o doble "u" según la Septuaginta), la cual aparece con una especie de "s" en vez de una forma de "v" colocada encima del palillo, además de una menor variación de las "E" reflejadas horizontalmente, donde en la estela semeja la forma de una llave mientras que en el manuscrito aparece con el palillo como agregado en la parte superior en vez de la inferior:

Los tipos de letras usados en la estela moabita para escribir el nombre de la deidad hebrea corresponden a unos de los primitivos abecedarios, el fenicio, del cual derivaron con el tiempo otros, entre ellos el griego.

 LETRA  NOMBRE VALOR    LETRA  NOMBRE VALOR
A a alfa a N n ny n
B b beta b X x xi ksi
G g gamma 1 g O o omicron 6 o
D d delta d P p pi p
E e epsilon 2 e R r rho r
Z z zeta z S s, V sigma s
H h eta 3 e T t tau t
Q q theta 4 th U u ipsilon   7 y, u
I i iota 5 i F f phi ph (f)
K k kappa k C c ji kh ó j
L l lambda l Y y psi ps
M m my m W w omega 8 o
1  g dura o n delante de letra gutural 5   i breve
2  e breve 6  o breve
3  e larga 7  u en diptongos (ou,au, eu)
4  h espirada o muda 8  o larga

  

 Fen.   Grg.   Espñ.   Fen.   Grg.   Espñ.
    A, a    A, a    M, m   M, m
    B, b    B, b     N, n   N, n
    G, g    G, g    X, x    ------
    D, d    D, d    O, o    O, o
    E, e    E, e     P, p    P, p
    U, u    u, o     ------    -----
    Z, z    Z, z     ------    Q, q
    H, h    H, h    R, r    R, r
    Q, q   ------    S,s,V    S, s
    I, i    I, i     T, t    T, t
    K, k    K, k  ----  F, f    F, f
     L, l    L, l  ----  C, c    J, j

 

  

 

                          3                                                                                      4

El lenguaje de la estela de Mesa es moabita, un dialecto cananeo pariente del hebreo aunque no idéntico, pero la escritura es hebrea, es decir, compartían el mismo alfabeto, el cual a su vez procedía del alfabeto fenicio. Esas inscripciones moabitas del siglo IX a. C., ilustran la primera etapa de la tradición de la escritura hebrea.

Si tomamos las letras fenicias, teniendo en cuenta sus transliteraciones equivalentes griegas y latinas, tendríamos el siguiente resultado:

                                 fenicio                          griego                                  latino

                            iota, épsilon, ípsilon, épsilon      i, e breve, u-o-y, e breve.

Figura escrita como e y-o-u e i, que leída de derecha a izquierda se pronunciaría algo como: i e u-o-y e.

Esto es lo que se denomina una trascripción. Es el método más sencillo, pero es impreciso y puede estar errado. Pero por ahora es casi lo único que podemos hacer. Podemos pulirlo y refinarlo si nos adentramos en todo el material bibliográfico esclarecedor disponible.

Si observan con cuidado notaran que los griegos tenían la "eta" y la "theta" además de la "epsilon", todas provenientes de letras fenicias, pero la H latina no proviene de la "epsilon"; y además tanto los griegos como los fenicios tenían las O (omicrón y omega de los griegos) y la A (alfa de ambos).

Aquellos que conocen o han tenido oportunidad de informarse sobre cuestiones bíblicas inmediatamente dirán que el nombre es "Jehová" o "Yahvé". El primero ha sido introducido durante la Reforma y el segundo es producto de investigadores académicos actuales a partir de citas patrísticas y fuentes arameas mucho más antiguas sobre la más probable pronunciación, forma que ha sido adoptada en el ámbito del catolicismo.

En cuanto a la forma más conocida "Jehová", se afirma que las vocales tomadas del códice judío no correspondían al tetragrama sino que eran una inclusión masorética para que el lector reprodujera en lugar de sonido alguno del tetragrama la palabra "adonai" y "eloa". A consecuencia de ello hoy día "Jehová" es considerado por muchos una forma errónea de pronunciación. ¿Sería correcto entonces considerar a la otra forma Yavé como un correcto sustituto, y pasar ahora a nombrar a Dios pronunciando su nombre de ese modo? Según el canónigo D. D. Williams, de Cambridge, la “evidencia indica, no, casi prueba, que Yahvéh no era la pronunciación verdadera del Tetragrámaton.”

La Biblia Hebraica, publicada en Stuttgart en 1951, agrega puntos vocales en el Tetragrámaton de modo que lea la forma bisilábica  “Yeh-wáh'.” ¿Podrá ser “Yeh-wáh'” entonces la forma correcta de pronunciar en español? Religiosos judíos no mesiánicos aseguran que esa no es la pronunciación del nombre, y que ésta se ha perdido.

 Por otro lado, hay muchos que no concuerdan con ninguna de estas formas, y han desarrollado otras variantes, asegurando cada uno de ellos que es la forma correcta de pronunciarlo, presentando distintas pruebas y evidencias que parecen corroborarlo. ¿A que se debe? ¿De dónde vinieron? ¿Podemos conocer las evidencias y pruebas consideradas, al menos para las formas más conocidas?

Pasemos a los items del plan de investigación a fin de compenetrarnos en la temática del nombre perdido.

La estela moabita

La estela del rey Mesa de Moab es un excelente documento de más de 2.800 años de antigüedad donde podemos hallar muchos nombres que han permanecido sin muchos cambios hasta nuestros días, entre ellos muy especialmente "Israel" y "Omrí". No obstante, como vimos, también contiene el nombre inefable, el cual aparentemente se ha perdido al ser vertido de una forma notablemente alejada del patrón de los demás nombres. A continuación aparece a la derecha una copia de la imagen con las palabras resaltadas tal como se hallan descifradas en el texto de la izquierda 5, siguiendo el mismo orden con la diferencia que en la estela debemos leerlo de derecha a izquierda. Al llegar al nombre notaran que en este caso se halla vertido como Jehová. Otros documentos lo vierten como Yahvé. En la estela las palabras aparecen separadas por puntos, un avance interesante equivalente a nuestro espacio actual, aspecto que luego, paradójicamente entró en desuso.

"Yo soy Mesa, hijo de Kemos, rey de Moab, el dibonita. Mi padre reinó sobre Moab durante treinta años y yo reiné después de mi padre. Y yo hice el lugar alto para Kemos en Qerjá, un lugar alto de salvación, porque él me había salvado de todos mis enemigos y me proporcionó el placer de verme por encima de todos aquellos que me habían odiado. Omri, rey de Israel, humilló a Moab durante muchos días, pues Kemos estaba irritado contra su pueblo; y su hijo le sucedió y también él dijo: "Yo humillaré a Moab". En mis días habló de ese modo, pero yo he triunfado sobre él y sobre toda su casa, mientras que Israel ha perecido para siempre. Omri tomó posesión del país de Madaba, y moró allí en sus días y durante la mitad de los días de su hijo: cuarenta años; pero Kemos lo ha restaurado en mis días. Y yo edifiqué Baal Meón y construí en ella un estanque, y construí Queryaten. Por entonces los hombres de Gat habían morado en Atarot desde antiguo; y el rey de Israel edificó para sí Atarot. Y yo luché contra la ciudad y la conquisté y degollé a todas las gentes de la población e hice de ella lugar de pastoreo para Kemos y para Moab. Y capturé de allí el santuario de Dudá y lo arrastré ante Kemos, en Queriyot; e instalé allí a la gente de Sarón y de Mejrat. Y Kemos me dijo: "Ve y arrebata Nebo a Israel". Y fui de noche y luché contra ella desde el amanecer hasta el medio día y tomé y maté a todos en ella. 7.000 hombres, muchachos, mujeres, doncellas e incluso siervas, pues los había destinado a la destrucción para el rey Istar Kemos. Y tomé las vasijas de Jehová y las llevé ante Kemos. Ahora bien, el rey de Israel había construido Yahas y vivió en ella mientras luchó contra mí, pero Kemos le arrojó de delante de mí. Tomé 200 hombres de Moab y todos sus jefes, los llevé contra Yahas y la tomé y la añadí a Dibón. Y construí Querjá, la muralla del bosque y la muralla de la colina, y sus puertas y sus torres y el palacio real e hice dos estanques en el centro de la ciudad, así que dije a todo el pueblo: "Que todo el mundo se construya una cisterna en su casa." Y yo tallé el acueducto de Querjá con la ayuda de los prisioneros de Israel. Y reconstruí Aroer y construí la carretera a través del Arnón, y reconstruí Bet Bamot, pues había sido destruida, y Betser... pues todo Dibón estaba sometido. Y reiné... 100 ciudades que había añadido al país. Y reconstruí Madaba y Bet Deblatein y el templo de Baal Meón, y tomé allí al ganadero... los rebaños del país. Entonces moraba allí Jernán, hijo de Dedán, y Dedán dijo... Kemos me dijo: "Baja contra Jernán." Así que yo descendí y peleé... y Kemos moró en ella durante todos mis días..."

Lista de nombres y peculiaridades

La primera columna contiene transcriptos todos los nombres apuntados con letras hispanas equivalentes. La segunda columna contiene sus correspondientes pronunciaciones más conocidas de acuerdo a cómo fueron vertidas por los especialistas encargados de traducir. Le siguen comentarios adicionales.

mso      Mesa  La "o" final se pronuncia como una "a", y solo faltaría desde nuestra óptica la vocal "e".

kms      Kemós Faltarían ambas vocales, la "e" y la "o".

mab      Moab  Solo faltaría la vocal "o".

ab         padre, Está completa. La expresión "abba", significaría papito.

qrhe      Querjá Faltaría solo la vocal "e", y la "he" final (no la "h" que es una "het") lleva una vocal "a" al

                         final  acentuada

isral       Israel   Faltaría solo una "e", pero la "alfa" funciona como una "e" para formar el sufijo "el"=dios, ante lo

                          cual solo faltaría para nosotros una "a" según la escuela judía.

omri      Omrí    No falta nada.

medba   Madaba  Solo faltaría una vocal. A mi juicio suena mejor como Medaba

bolmon  Baal Meón La primera "o" se transforma en una doble "a", faltando solo la vocal "e" después de la "m".

qritn      Queryaten Es compleja, parecen faltarle las tres vocales. Digamos Queriaten

gd          Gat Puede ser mejor Gad, forma que aparece en la Biblia en ciertas traducciones.

otrt        Atarot Si la primera se respeta como "o" al igual que en "Omrí", podría ser "Otarot"

dude      Dudá Otra vez la "he" final los expertos pasan a pronunciarla como una "a".

qrit        Queriyot Faltaría la "e" y la "o". La "i" agregada ya está por la "iod", que al colocar "y" lleva a

              pronunciar de modo incorrecto. "Queriot" sería mejor.

srn         Sarón  Faltarían ambas, la "a" y la "o".

mhrt      Mejrat Solo dos vocales, la "h" pasa a ser semejante a una "j" en español.

nbe        Nebo Es interesante que la "he" final pase a ser una "o".

ieue       Jehová ?? Iave? (Ieua)

iets        Yahas ? Podría ser Ietsá o ihets.

dibn       Dibón  Apenas una vocal.

oror       Aroer Aquí se cambia la "o" por una "a" al empezar y solo se agrega una "e"

                         antes de la "r" final.

arnn       Arnón Aquí en cambio la letra "alfa" sí aparece, agregándose solo una "o" entre las dos "n".

bt bmt    Bet Bamot  Las tres vocales son agregadas.

btsr        Betser Ambas "e". Noten que que la letra fenicia intermedia se pronuncia "ts". No obstante, puede ser

                         más correcto Betsar.

 

Muchos de estos nombres aparecen en la Biblia. Por ejemplo, Uzías en 2 Crónicas capítulo 26; Mesa y Moab en 2 Reyes 3:4; Omrí en 2 Crónicas 22:2, 2 Reyes 8:26 y 1 Reyes 16:16-28; Queriaten, Baal meon  Ezeq.25:9; Yahas Jer.48:34 e Isa.15:4; Madaba, Dibon y Nebo Isa.15:2;

 

Ejemplos de escritura propiamente fenicia y la manera de usar las palabras, similares y muchas idénticas a las usadas por los hebreos, se pueden ver en el link siguiente: ejemplos inscripciones fenicias

Nombres tradicionales

Los judíos, por ejemplo, no tuvieron ningún reparo en dejar que se continuara pronunciando el nombre de Israel. Siendo nieto de Abraham y uno de los fundadores de la entera nación, sin duda que su nombre y pronunciación fue preservada con meticulosidad. Este nombre tal cual lo conocemos en la actualidad no es una trascripción ni una traducción, es realmente una transliteración. La palabra Israel, tal cual como se lee en español, podrán suponer es una trascripción, pues casi todas las figuras alfabéticas son equivalentes en la transferencia idiomática hasta obtener una copia sonora de la pronunciación original. Precisamente, en la misma estela de Mesa aparece este nombre varias veces.

Podrán notar, a partir de la quinta línea el nombre escrito del nieto de Abraham, el padre de las doce tribus, el cual comienza con la primera letra idéntica a la usada para el nombre divino, y, además, también la letra alfa. Las letras transliteradas al español son:

                        l a r s i  esto es  transcripta de izquierda a derecha i s r a l 

Ello es si tomamos a la "alfa" por una "a". Pero considerando que la "alfa" puede equivaler a una "e", dado que las dos últimas letras corresponden al significado de "dios" (El=Dios, e isra=contender), apenas una "a" después de la letra "r" y antes de la "alfa"No hay vocales que colocar entre la "i" y la "s" y tampoco entre la "s" y la "r". Como podrán notar este nombre se ha mantenido fiel a la voz original por más de 2.800 años. Prácticamente sin variante nos ha llegado al español.

Otro nombre que se halla en la Biblia en 2 Reyes 10:32, 33, apareció en una placa de marfil en caracteres fenicios que data posiblemente del siglo IX antes de nuestra era, remarcado en rojo en la siguiente imagen:

         f.5

Si cotejan las letras del abecedario fenicio verán que de izquierda a derecha tenemos las siguientes equivalentes españolas:

                                                               h z a l

¿Difícil para pronunciar Hazael? No, ¿verdad? La h proveniente de la "het" se pronuncia como una a con soplo, la que puede tornarse también como una "ja", luego la zeta seguida de la vocal "a" sobreentendida, pues dado que la "alfa" y la "lamda" corresponden al la expresión actual judía de "el" para referirse a "dios",  la "alfa" seria la "e" y la "a" es la vocal que se intercala después de la "z", similar al caso de "Israel".

En cuanto a la estela de Mesa, Omrí es prácticamente un deletreo. No hay variantes complicadas, y los nombres traducidos o transliterados suenan bastante concordantes con la escritura. 

¿Porqué motivo en cuanto al nombre divino no ocurre lo mismo? ¿Es realmente tan engorroso hallar sus sonidos o los religiosos lo embrollaron a tal extremo que terminó por desorientar a todos? 

Muchos aseguran, considerando entre los puntos más sobresalientes, que por la manera en que terminan distintos nombres teofonos con las letras "ia"; la expresión "Alelu-ia"; la forma en que transcribieron el tetragrama ciertos cristianos como Clemente de Alejandría (IV E.C.)15; según la forma que Teodoreto de Ciro del siglo V E.C. asegura que pronunciaban los samaritanos el nombre (algo que ellos podían hacer pues parece que no estaban atados a ninguna superstición)16; la forma correcta de pronunciar el nombre es "iave", es decir, una vocal "a" seguida a la consonante hebrea "iod" cuya voz era "i".

No obstante, noten como aparece en un documento arqueológico denominado carta Tell ed Duweir fechada del siglo VI antes de nuestra era un nombre que es traducido como "Yaosh"

La carta consta de seis líneas, cuyas primeras cinco son trascriptas como sigue:

'l 'dny y'ws ysm yhwh 't 'dny sm't sl m 't kym 't kym my 'bd k klb ky zkr 'dny 't (')bdh y'(ob,)kr yhwh 't

La traducción citada es:

"A mi señor Yaosh: Que Jehová sea propicio a mi señor sobre las nuevas de paz en este mismo día, en este mismo día. Y tu siervo, un perro, porqué mi señor se acuerda de su siervo? Que Jehová entristezca..." 5

Podrán notar que vierten para el tetragrama, que también aparece en el documento, la forma Jehová.5

Ahora bien. Allí aparece la palabra "adoni", es decir "señor-mío" en la forma de 'dny, así como el otro nombre ya mencionado, vertido como Yaosh de la palabra trascrita y'ws. La letra transliterada como "y" tomada de la "F" invertida fenicia corresponde a la posterior "iod" judía, la cual suena como la vocal "i". Esta letra en hebreo cuando se halla al final de ciertas palabras indica pertenencia, pudiendo significar "de" o "mi" según el contexto (Ver en la estela de Mesa que para "el dibonita" está escrito "he-dibni", esto es "ha-diboni", queriendo significar "el-Dibón-mío", es decir, "el de Dibón" o tal como está traducido "el dibonita"). De allí que "adn" ("adon") solo signifique "señor" a título honorífico, y la "iod" al final en "adni" se traduce "señor mío" o "mi señor". Para la vocal "a" inicial colocan una comilla simple ('). En cuanto al nombre mencionado en la traducción o transliteración respecto a  la "uau" no aparece ninguna "v" ni "w" (para Jehová usan la "v") sino una "o", y como por arte de magia aparece agregada una "h" que no se sabe de dónde la sacaron del documento arqueológico. Además, ¿porqué para Yaosh usan la "Y" (i griega) mientras que para Jehová la "J"? Al menos, para "Jehová" deberían escribir "Yehová".

A veces la inconsistencia gramatical usada para exponer y explicar al español impide apreciar una pronunciación correcta, la cual para nuestro caso de Yaosh es realidad sería:

i a u sh

...porque esas son las cuatro letras. ¿No suena similar al nombre mencionado? Incluso en esa misma página cuando hablan de otra carta de Laquis del mismo siglo, el aludido "Yaosh" se convierte en "Yaush".

Y en cuanto al detalle interesante referente al nombre con relación a la vocal "a" después de la "i" o "iod" hebrea, habrán notado que para el nombre "iaus" la alfa fenicia aparece en el documento arqueológico, lo cual nos indicaría que en el caso del nombre divino, que no aparece,  la "a" de la forma universitaria más elaborada "Yahvéh" estaría mal. ¿No les parece? De otro modo, ¿porqué para este nombre no aparece escrito en hebreo la forma יהוש para pronunciar "iaus"? (1Crn.7:10; 8:39) Si la "he" (ה) es muda, ¿porque no se halla sobreentendida la "a" después de la "iod"? Parece evidente que la vocal que sigue a la "iod" para este nombre está indicada en la letra "alfa" escrita y no en alguna oculta.

Algunos puede que piensen: "Es simple, la "he" no aparece porque este nombre no es teofono". Muy bien, si ese es el caso, entonces simplemente el sonido de "ia" para el nombre del dios judío tampoco es teofono.

Resulta interesante que los judíos a este nombre antiguo le cambiaron una letra y le han dado otro tipo de puntuación en el texto masorético, esto es para que se pronuncie "ieus". Seguramente perteneció a otra persona, claro, pero lo llamativo es hallarlo escrito יְעוּשׁ . La letra cambiada es la "alfa" por una "ain" y, además puntúan la "iod" para ser seguida de una "e". La RV, en armonía al TM lo vierte "Jebus" , la NC "Jehus", pero en La BJ aparece "Yaus", y en la LXX se halla escrito "iaouV", esto es claramente una "a" para formar la pronunciación de "iaush". La LXX para este nombre está en armonía al documento arqueológico del siglo VI a. E.C.

En una inscripción conocida como de Sebnayahu, una inscripción funeraria de la época del primer templo, posiblemente próxima al período de Ezequías, rey de Judá; aparece una secuencia de solo tres letras (un trigramatom o forma trilítera).

       f.5

En la primera línea de derecha a izquierda, luego de zat aparecen  i-he-u, que en este caso se traduce como yahu.

Esta forma de verter el trigramaton (tres letras) corresponde según fuentes que defienden el sonido de "ia" a cuando por aparecer por sí solas en el Tanaj son puntuadas de esa manera para su vocalización.9 Sin embargo el único caso donde aparecen "solas" (entre comillas pues es acompañada de una "alfa" al final) es para el nombre de Jehú, y no son puntuadas en el TM para pronunciar "iau" sino "ie-hu"; en cambio si lo están (para la forma "iahu") cuando forman sufijo. En cambio, cuando aparecen formando prefijos en otros nombres son puntuadas para pronunciar "ieo". De aquí viene la base para la forma trisilábica que luego veremos.

Asimismo, aseguran que otra fuente para la correcta pronunciación del nombre se halla en el texto arameo de la Peshita, un texto de la Biblia usado por asirios, sirios y caldeos cristianizados en el primer siglo, y que por el cuarto siglo (mucho antes de los masoretas del siglo noveno) crearon vocales escritas para el texto arameo, y cuando añadieron vocales a los nombres que empiezan con parte del nombre divino conseguían nombres como "Yahoshafat" en lugar de "Yehoshafat".9

Pero claro, recién a partir del siglo IV E.C...

Otra evidencia posterior en cuanto a la pronunciación original del tetragrama afirman se puede encontrar en las transcripciones antiguas del nombre en los jeroglíficos egipcios, que, dicen, tenían vocales escritas. No obstante, aunque Budge, el autor del libro  "An Egyptian Hieroglyphic Dictionary" (Un Diccionario de los Jeroglíficos Egipcios) no tiene conocimiento de cualquier caso en el que el nombre completo haya sido encontrado transcrito en jeroglífico egipcio, hay casos en los que el nombre abreviado ha sido encontrado en jeroglíficos. Da dos transliteraciones. El primero está en la página 15, columna A, y es "IA" o "YA. "La otra está en la pagina 142, columna A y lo transcribe en inglés como "IAA" o "YAA." 9

Poco adelantamos con ello, pues no es superior al "alelu-ia" hebreo y posterior cristiano ni a la forma corta "ia" que aparece en el Tanaj.

Existe otro juego de jeroglíficos a partir de los cuales ciertos especialistas obtuvieron Yehua. Sin embargo, este asunto de los jeroglíficos no indica tal cosa sino que es una conjetura. (ver documento descifrando.htm)

Otra evidencia para la correcta pronunciación del nombre según la misma fuente aseguran se puede encontrar en transcripciones antiguas del mismo en escritura cuneiforme, que distintamente a la escritura hebrea, tenían vocales escritas. En 1898 A. H. Sayce publicó el descubrimiento de tres tablas de barro cuneiformes del tiempo de Hamurabi que contenía la frase, "Jahweh (Jehovah) es Dios." (Halley's Bible Handbook [Manual de la Biblia de Halley] p. 62). ...(Este autor cree que este cuneiforme debía ser examinado para ver si dice "Yahuweh" mas que "Yahweh").9

Sería interesante ver este documento citado por A.H.Sayce, el cual parece poco creíble. No he podido saber dónde están esas tablas de arcilla ni hallar algún lugar donde poder ver su imagen ni la rotulación profesional acreditada correspondiente.

Otra fuente de evidencia en cuneiforme aseguran son los textos de Murashu, textos arameos escritos en estilo cuneiforme sobre tablas de barro encontradas en Nippur. Estos textos se remontan al 464 o 464 A.E.C. y contienen muchos nombres judíos transcritos en cuneiforme con las vocales. Muchos de estos nombres contienen parte del nombre divino en el nombre. En todos estos nombres la primera porción del nombre aparecen como "Yahu" y nunca como "Yeho". ("Patterns in Jewish Personal Names en the Babylonian Diaspora" ["Modelos en los Nombre Personales Judíos en la Diáspora de Babilonia"] by M. D. Coogan; Journal for the Study of Judaism [Revista para el Estudio del Judaísmo], Vol. IV, No. 2, p. 183f). 9

La investigación parece interesante, pero ¿porqué remontarse a la compleja escritura cuneiforme, jeroglíficos y aramea actual cuando el griego es mucho más sencillo y conocido, lengua a la que fueron traducidos todos los libros ahora considerados sagrados del Antiguo Testamento unos 300 años antes de la era común, a partir de los cuales se han mantenido mediante copias sucesivas, y fue usado ampliamente por los cristianos de los primeros siglos, y poseemos copias de estos documentos antiguos del siglo IV como lo son el códice vaticano y alejandrino?...

El problema que se nos presenta, aspecto que pocos lo disciernen, es que si debemos dar crédito, por ejemplo al Murashu, entonces debemos desacreditar al cristianismo. Ya verán porqué.

En cuanto a la fuente citada (9) aparece un comentario digno de observar cuando entre otras cosas afirma que la letra "he" hebrea, es decir la segunda del tetragrama, "es imposible escribir en griego". Los griegos solían usar cierta letra cuando la voz en hebreo era suficientemente fuerte para imitar una voz espirada, siendo ésta la "ji", semejante a una "jota". Ahora bien, ello presupone que los escribas traductores judíos y los escribas cristianos cuando escribieron los nombres en griego debían hacer equivaler las letras de alfabeto a alfabeto, lo cual estaría indicando que de muchos, y en especial del inefable, desconocían sus voces. En segundo lugar, si después de insistir con tantas 'pruebas' que el sonido de las dos primera letras hebreas se pronunciaba "iahu", resulta inexplicable que los griegos no tuvieran letras equivalentes para transliterarlo a su idioma. La "a" es muy fácil de escribir. Habrían escrito IAOU ó iaou; y si la "h" sonara espirada, a lo mejor similar a una "j", habrían transliterado IACOU ó iacou. ¡Equivalencia sonora casi perfecta! Es sencillísimo... si tan solo ese fuera su sonido original. En otras palabras, los griegos poseían todas las letras para reproducir las mismas voces vocálicas que los judíos emitían al pronunciar sus nombres.

Lo que más llama la atención de todos aquellos que analizan sobre el tetragrama es que ninguno se remite a la traducción al griego del AT, las Sagradas Escrituras de la comunidad cristiana primitiva, conocida como Septuaginta (LXX), para verificar la manera en que transliteraron los doctos de entonces la gran cantidad de nombres hebreos, aunque usan los nombres teofonos de otras fuentes para apoyar sus conclusiones sobre la pronunciación del tetragrama. Por mucho, las versiones mas valiosas de la Biblia hebrea deben ser sin duda alguna las traducciones al griego, precisamente porque en griego era posible reproducir las vocales si error. De las copias de la Septuaginta Orígenes compuso su Hexapla y Jerónimo compuso la Vulgata. ¿Cuál parece ser el problema para que desestimen su valor al punto de escarbar en jeroglíficos egipcios o en cuneiformes babilónicos? Parecieran hombres destinados a encontrar el nombre de una antiquísima deidad desconocida perdida en los anales del tiempo. ¿Cuál es la motivación que los impulsa en esa dirección?

Es porque en la Septuaginta no pueden hallar lo que buscan para fundamentar sus criterios. Los nombres teofonos, en particular aquellos donde la secuencia de letras aparecen como prefijos, indican un sonido distinto.

Sabemos según la leyenda que la Septuaginta se compuso unos 200 años antes de nuestra era, pero con el advenimiento del cristianismo los nombres teofonos siguieron el mismo modelo o patrón de la Septuaginta en el Nuevo Testamento. No cambió nada. En otras palabras, los cristianos, independientemente de lo que se piense de los traductores y copistas judíos anteriores, aprobaron la traducción como correcta.

Inicio del Judaísmo

Los israelitas, antes de la deportación a Babilonia, usaban el estilo fenicio de escritura, por eso suelen aparecer en manuscritos judíos posteriores las letras del nombre en caracteres antiguos. Luego de la deportación a Babilonia, los judíos adoptaron un nuevo formato de abecedario, que también era de origen fenicio, pero de estilo arameo, el cual evolucionando hasta convertirse en un estilo judío propio a permanecido con distintas variantes naturales de una lengua hasta nuestros días, conocido como el estilo cuadrático. Con una lengua influenciada por otros dialectos e idiomas y tipología gramatical diferente, los judíos le cambiaron la forma del nombre de su deidad ancestral con las mismas letras fenicias pero adaptadas a su nuevo formato de escritura, aquellas citadas por Jerónimo, las iod, he, uau, he;  más conocidas por su difusión en la forma de: . En consecuencia, el nombre tomó una nueva figura gráfica de aparición, el denominado judaico.

El alfabeto judaico ha permanecido desde entonces sin cambios de importancia.

Alfabeto hebreo actual    
   Letra    Nombre    Valor    Letra    Nombre    Valor
   א     alfa   a, e, '   ל   lamed     L
   ב   beta     b   ם,מ    mem     m
   ג  guimel     g   ן,נ     nun     n
   ד   dalet     d   ס  samek     s
  ה    he      h   ע    ain  o, a, '
   ו   uau  u, o, v   ף,פ      pe   p, f
   ז   zain      z   ץ,צ  tsade    ts
  ח   het    h, j   ק   qof   q, k
  ט   thet      t   ר   res     r
   י   iod      i   ש   shin    sh
  ך, כ   kaf    k, j   ת   tau     t

Noten la serie de letras hebreas correspondientes al griego, la "he", la "jeth" o la "het" y la "thet", las cuales se equiparan con la "epsilon", "eta" y "theta" griegas respectivamente. No obstante, sus valores fonéticos transliterados no siempre son equivalentes. En las tablas se las equipara con la "h", "j" y "t" respectivamente, mientras que para las letras griegas se las equipara con "e breve", "e larga" y "th".

Con relación a las letras que nos interesan, la "he" y la "uau" los judíos en la actualidad le dan a la primera valores mudos o espirados con el sonido de una vocal, que puede ser sobreentendida o escrita, como la "iod", o la "uau". Con respecto a la "uau" generan de ella tres sonidos distintos: una "u", una "o" ó una "v". La "iod", si bien su mejor equiparación con el latín vía griego y el español es con la "i", sonido que muy a menudo es pronunciado según dónde es colocada en una palabra, cuando oficia de consonante su voz solo se parece a una "i", pues su sonido es semejante a un iñamiento de la misma. Tal como en español existe la "ene" (n), nosotros también usamos la "eñe" (ñ). Esta letra es similar a la "ene", pero se pronuncia, no doblemente tal como representó en sus orígenes medievales, sino generando el sonido de la "ene" pero sacando la lengua algo más afuera y presionándola un poco más contra el paladar. De la misma manera la "iod" se pronuncia levantando la lengua, presionándola algo contra el paladar alcanzando un cierto arqueo al mismo tiempo que se genera el sonido de la vocal "i". Por cierto, el sonido de la "iod" como consonante no tienen nada que ver con los sonidos generados a partir de la "Y" o de la "J" en el idioma español o latinoamericano, ni tampoco en inglés.

Los hebreos de la época de los reyes usaban letras de origen fenicio, de dónde los griegos también tomaron sus signos para su lengua escrita, y tanto unos como otros mantuvieron una secuencia y un valor fonético similar, eso es, los sonidos característicos de cada letra, aunque los griegos le agregaron a su alfabeto unas letras más para sonidos inexistentes en fenicio y en hebreo y ciertas letras hebreas adoptaron un único sonido, como la "alfa" y "ain", y a veces, aunque único, algo diferente, como la "eta" y la "he". De manera parecida ocurrió con los judíos después del exilio babilónico, quienes bajo la influencia de la lengua aramea adoptan su estilo cuadrado de escritura pero respetando las voces propias de su cultura, manteniendo tanto la secuencia como la fonética primitiva y, a diferencia de los griegos, la cantidad de letras, es decir, sin agregarle nuevas letras. Sabemos que los hebreos, por razones propias a diferencia de los fenicios, ya habían tomado ciertas letras para ayudarse en la vocalización, como la "iod" y la "uau", sin embargo no alteraron la escritura al punto de alcanzar alguna innovación importante, como ha sido el caso de los griegos que diferenciaron todas las vocales de las consonantes. 

Obviamente, al adaptarse a los cambios propios de un lenguaje influenciado por otras culturas e idiomas, quizás con un mayor vocabulario, se fue matizando por necesidad. El hebreo actual y su gramática, aunque ha cambiado en buena medida se han mantenido sin alteraciones importantes, o a lo sumo reconocibles al comparar con las más antiguas.

La siguiente tabla permite apreciar el origen fenicio del alfabeto hebreo y posterior judaico.

   5

De acuerdo al tipo de hebreo hablado hay algunas diferencias relativas al dialecto. A su vez las equivalencias suelen cambiar de un idioma a otro. Por ejemplo, la tabla de arriba posee letras equivalentes tomadas del inglés, pero en cierta medida podemos equipararlas con el español, salvo las indicadas para la "iod" o "yod" como y, además de la  i,e como secundarias; y para la "vau" o "uau" la "w" además de "v", y como "u" y "o" en menor importancia, así como de señalar con asterisco simple (') el valor fonético de la "alfa", como dando a entender 'nada' o 'qué se yo', al igual que para la "ain". En realidad, no es que no se sepa, pues siempre han cumplido el papel en la pronunciación de las vocales largas (a, e ,o,), donde el valor sonoro correcto de la letra lo da el lector experimentado, ya sea por recuerdo gráfico de la palabra escrita o bien por la puntuación masorética o judía actual que se apunta debajo. De allí que la "alfa" se use para las vocales "a" y "e", y la "ein" para la "a", "o" y "u". En cuanto a la "he" y la "jet" ambas se equiparan a la "h", con la diferencia de que la "jet", además de tener un valor mudo en algunos casos semejante a la "he" puede valer también como una "x", esto es en español como "ji".

Estos valores fonéticos corresponden al hebreo o judío actual, donde los sefarditas pronuncian la "iod" como una "i" tanto como una vocal como algo más cerrada, la "he" como muda o espirada con cualquier vocal y la "uau" como "u", "o", "v" y "b". Pero obviamente no podemos estar seguros si tales sonidos eran los mismos en el pasado, pues el ivrit actual es la única lengua hablada desarrollada a partir de todos los documentos escritos disponibles, en especial de las escrituras religiosas.

Una enciclopedia, al comentar sobre la lengua hebrea dice lo siguiente:

"El alfabeto original del hebreo constaba únicamente de consonantes ; los signos vocálicos así como la pronunciación, que siempre se estimaron como pertenecientes al hebreo bíblico, han sido una recreación de quienes lo han estudiado, los llamados masoretas, a partir del siglo V d.C. También ellos han apreciado que existen varias diferencias dialectales estandarizadas."38

De modo que la vocalización es el resultado de los estudios masoréticos posteriores al uso de la época precristiana, reconociendo varias diferencias de dialectos, ante lo cual no podemos definir de modo categórico la pronunciación exacta de cada palabra. Relacionando este aspecto, sobre el ivrit actual comenta:

"...su léxico se basa en el hebreo bíblico o clásico y su sintaxis en el mísnico o rabínico (a partir del s.II E.C.). Las vocales largas se representan en la escritura por medio de unas consonantes cuyo sonido no se emite. En los libros escolares de escritura y en la poesía se emplean los signos de los masoretas, que son puntos y rayas para indicar las vocales. Se modula la pronunciación siguiendo las pautas de los judíos sefardíes de origen hispano que viven sobre todo en Turquía, Grecia y Bulgaria."38

La Enciclopedia Durvan sobre el hebreo comenta en su 5ª acepción: "Lengua semita de la rama cananea, caracterizada por la triliteralidad consonántica de las palabras, la gran inflexión interna de estas, la yuxtaposición o coordinación oracional y la escritura de derecha a izquierda."

La triliteralidad consonántica consiste en la particularidad de expresar distintas ideas con el uso de solo tres consonantes; como ocurre especialmente con la raíz de las palabras de las lenguas semíticas. La inflexión es la desviación producida en las palabras al atenuar o elevar, quebrar o pasar de un tono a otro. De ese modo una misma palabra puede tener distintas variaciones o significados según se pronuncie. La yuxtaposición es la particularidad de formar sucesivas oraciones sin palabras que expresen el enlace.

Sin embargo, ¿podemos de alguna manera seguir y apreciar la pronunciación de ciertas palabras claves? ¿Cuáles son las diferencias entre la "he" y la "jet" hebreas señaladas ambas como letras mudas "h"? ¿Porqué las griegas no eran mudas? Para ello la arqueología y los manuscritos nuevamente nos brinda las pistas.

La misma Enciclopedia explica: "Su vocabulario era muy restringido. Empleaba adjetivos concretos con nombres abstractos. Como tenía pocas partículas relacionantes y los tiempos verbales pretéritos se reducían a dos (el perfecto y el imperfecto), para evitar la ambigüedad al expresar los conceptos relativos a la duración, se recurría a varios mecanismos sintácticos. La acción pasada se indicaba gracias al primero de una serie de verbos que iba en perfecto, mientras que los restantes se ponían en imperfecto; la acción presente o futura se indicaba con el primer verbo en imperfecto y los siguientes en perfecto. "38

Estos elementos pueden ayudarnos u orientarnos en el modo en que probablemente se pronunciaron ciertas palabras.

 

                         volver a la página anterior             Ir a la página siguiente

                                        Ir al índice                             Ir a la página de fuentes