Evolución en la búsqueda de la pronunciación del tetragrama

Evolución en la búsqueda de la pronunciación del tetragrama.

 

A continuación presento reunida en una tabla la información más relevante referida al tetragrama considerada por distintas fuentes durante los pasados siglos. Notarán que arranca desde el siglo I a.E.C., cuando el historiador Diodoro registra la manera que ciertos judíos pronunciaban el nombre, pasando por una serie de documentos, entre ellos de cristianos desde el siglo II, donde prevalece la forma "ia" inicial hasta el siglo VI, salvo por la mención de unos papiros griegos donde aparece la forma "ie", surgiendo en el siglo V y VI la forma "io" para luego prevalecer la forma inicial "ie" hasta el siglo XIII, la que continúa acompañada de las anteriores, apareciendo nuevamente la "io" y la "ia", esta última establecida en la actualidad para la forma completa "Yahveh", mientras la "ie" queda para "Jehová". También se incluyen las variantes producto de la versión griega de Aquila del AT, la cual Orígenes supuso se hallaba traducida al griego cuando en realidad no escribía la "uau" sino una segunda "iod", práctica que continuó por siglos en distintos manuscritos, como los hallados en el siglo IX en el códice Ambrosiano.

 

 EVOLUCION DEL NOMBRE DE DIOS יהוה    
Año  autor o procedencia forma transliteracion Fnt/dtlls
I a.E.C. Diodoro, de judíos iaw iao 14
70 Qumram iaw iao  
150-215? Clemente de Alejandría Ιαουε iaoue  
185-254 Orígenes Iah, Iaw Iae, Iao 15
250 Hexapla Orígenes pipi pipi  
200 versión hebrea Aquila   iihié* 11
300 papiros griegos iewa ieoa   
315-410 Epifanio, de samaritanos   iabe  
500 frg.mmss.Aquila iihié 12*
465-538 Severi de Antioquía   ioa  
553 Teodoreto de Ciro, de samaritanos   iabe  
553 Teodoreto de Ciro, de judíos   aia 10
553 Teodoreto de Ciro   Iaua, iao  
sig. VI  códice Coislinianus   ioa  
800 Ambrosiano (ihih) iihié* 13
1195 Joachim de la flora   ieue  
1200 Papa Inocencio III   ieue  
1270 Raymundo Martini   iehouah 3
1278 Raymundo Martini   yohoua 4
1278 Eruditos hebreos de la época   Iehue, Iahue 7
1303 Porchetus de Salvaticis   yohouah  
1455 Nicholas de Cusa   ieoa, ihehoua   
1474 Marsilio Ficino   ihehouahi   
1509 D'Etaples de Jacques Lefèvres   ihevhe  
1520 Pedro Galatino   Iehoua  
1509 D'Etaples de Jacques Lefèvres   ihevhe  
1555 Sébastien Chateillon   ioua  
1602-1954 Biblia Reina Valera, español   Jehová 2,6
1975 Biblia de Jersualén, español   Yahveh  
1980 Enciclopedia Católica   Yahweh 1,5
  Tanaj TM. Alepo. יְהוָה Iehuah, Yehuah 8
2005  Sobre forma futuro simple Ex.3:14   Yihweh 9

Fuentes para el cuadro superior:

1 Enciclopedia católica para "Jehová"

2 Biblia Valera a partir de la versión de Casiodoro de Reina (1569) revisada por Cipriano de Valera (1602) y cotejada luego con

   diversas traducciones y con los textos hebreo y griego.

3 A partir de su libro Pugeo Fidei (Daga de la Fe) se dice que mezcló las vocales de "Elhoim" y "Adonai" para formar Iehoua.

4 Otra forma producida por Raymundo.

5 Enciclopedia Judaica, Jerusalén, pág. 680 vol. 7.

6 En "The Jewish Enciclopedia" pág. 160 dice que la forma "Jehová" es una imposibilidad filológica, una pronunciación

   gramaticalmente hebrea imposible del tetragrama YHWH.

7 Profesor Gérard Gertoux.

8 El profesor Gérard Gertoux afirma que las vocales "e" y "a" corresponden a la palabra hebrea "shema" que significa "nombre".

9 http://www.karaite-korner.org/ . Aquí menciona que de acuerdo a la forma verbal en que aparece en Exodo 3:14, es el futuro

   simple (seré) y no el causativo (haré ser). Asegura que "Yahweh" es la forma causativa. La forma dada "Yihwéh" es original

   del sonido "iihué".

10 The New Schaff-Herzog Religious Encyclopedia, “Yahweh,” page 471. Teodoreto por su parte comenta respecto al nombre

     del Dios Judío que era el que secretamente se aplicaba al dios de los misterios fenicios y al Creador de la cosmogonía caldea.

11 Cuando Orígenes copió la versión griega del AT, supuso que para la versión de Aquila se hallaba transliterado al griego el

     nombre, cuando solo era otra forma hebrea de verter el tetragrama reemplazando la "uau" por una "iod ", con lo cual aparecía

     con dos "iod", tal cual como aparece en fragmentos de la versión de Aquila tres siglos después en Egipto.

12 En fragmentos de manuscritos de la versión de Aquila del AT hallados en Egipto datados del siglo V ó VI de nuestra era.

     *La trascripción de esta forma es "ihih", la cual un judío sefardí en la actualidad pronuncia "iihié".

13 Códice para uso cristiano, el Ambrosiano O 39 sup. Dicha forma aparece en distintos pasajes del libro de los Salmos en la

     mayoría de sus cinco columnas. La primera columna de este códice contiene una transliteración del texto hebreo al griego, la

     segunda tiene la versión griega de Aquila, la tercera contiene la versión griega de Símaco, la cuarta columna tiene la LXX y

     en la quinta se halla la versión griega de Quinta.

14 Diodoro declara que “entre los judíos se cuenta que Moisés llamó al Dios IAO”.

15 Para los gnósticos egipcios, Thoth (Hermes) era el jefe de los Siete. (Véase el Libro de los Muertos). Sus nombres los da

     Orígenes, como Adonai (del Sol), Iao (de la Luna), Eloi (Júpiter), Sabao (Marte), Oreai (Venus), Astaphai (Mercurio), y

      finalmente, Ildabaoth (Saturno, Jehovah). Véase Gnostics and their Remains, de King, pág. 344.DS2,4.A.P.B.

Queda muy claro mediante este cuadro que no solo la pronunciación del nombre del dios de los hebreos sino hasta su significado y origen se ha mantenido en incertidumbre frente a la gente desde antes de la venida del considerado Mesías, y su ministerio religioso no cambió para nada esta incertidumbre que continuó con los cristianos que escribieron los evangelios y el resto del NT, persistiendo hasta el día de hoy a pesar de los esfuerzos que pusieron en sus respectivos tiempos por dilucidar este enigma, el cual fue complicándose producto de las variaciones lingüísticas a través de las diferentes épocas llevado por las distintas corrientes religiosas.

Asimismo, en la medida que consultamos a los patristas notamos que ellos ya habían notado temprano en la historia cristiana que tanto el Iao como el Yhuh no eran considerados idénticos por otros que usaban tales nombres en su liturgia gnóstica, al igual que Adonai, Eloi y Sabao, nombres que en la Biblia hebrea y en las interpretaciones teológicas convencionales son aplicados todos al mismo personaje Yhuh.

El nombre de Jesús en el Nuevo Testamento.

Sin duda para los cristianos el mejor ejemplo que puede ayudar a verificar este punto sobre la vocal que sigue a la "iod" es el nombre de Jesús escrito en griego. ¿Porqué? Debido a la composición teofona de la que es mentado, al incorporar letras del nombre divino con otra palabra. Sin duda sería el mejor documento disponible para ayudarnos a dilucidar este tema.

Este punto es muy importante, porque de considerar a los cristianos de los primeros tiempos como testigos verídicos, especialmente incrementada según la afirmación de algunas corrientes al enseñar que el y sus seguidores inmediatos sufrieron martirio debido al hecho de pronunciar el nombre divino en su forma completa, su solución al problema debería considerarse una autoridad indiscutible.

Pues bien, ¿qué encontramos? ¿Cómo se halla en los manuscritos más antiguos?

En los manuscritos cristianos más antiguos disponibles lamentablemente hallamos el nombre de Jesús abreviado, al igual que Dios y Señor, no así todos los demás nombres que eran copias tal cual aparecían en la LXX. Para el caso de "Jesús", solamente es posible hallarlo completo en algunos versículos específicos del evangelio de Lucas y Mateo, y como la lista de manuscritos cristianos más antiguos disponibles no contienen dichos versículos, solamente podemos leer en griego el nombre codificado. Al menos hasta ahora no pude hallar ninguna imagen de manuscritos anteriores al IV siglo de nuestra era que lo contengan completo.

Ejemplos de abreviación para "Dios".

TN Abreviatura para QEON (Teon) TC=TS (Teos) TY de qeou (Teou)

Por cierto, jamás apareció manuscrito cristiano alguno que contuviera el tetragrama transliterado.

En cuanto a las abreviaturas, podemos distinguir e interpretar la secuencia de letras, especialmente fácil de notar para un nombre tan corto. Por ejemplo, en el papiro Bodmer II, fechado hacia el III siglo de nuestra era aparece tal como se explica en el siguiente cuadro:

                                                            

                         IC = IS, Jesús                                                          KP = KR, kirios, Señor

Es decir, el nombre se escribía "ic" con una raya encima para indicar la abreviatura de un nombre, donde la "i" está clara, y la conocida "s" de la "sigma" que aparece en rojo en el cuadro explicativo no forma parte del estilo de escritura en el papiro de esa época, sino que en su lugar y en todas las palabras donde es usada cumple el mismo papel una letra con forma de "C", de allí que C=S=S. (C equivale a Sigma y ésta a una S latina).

En otro papiro, fechado entre el 150 al 200 de nuestra era, el Egerton, en el recto2 aparece el nombre de Jesús abreviado de la siguiente manera:

    Abreviatura de Jesús en papiro Egerton:  IH = IE

Aquí difiere la segunda letra, pues es una clara "eta" (H) griega, es decir una "e", por lo que la abreviatura es "ie". Aquí nos acordamos de Orígenes.

El Egerton corresponde a uno de los manuscritos más antiguos disponibles donde podemos rastrear el nombre de Jesús.

Esta forma de abreviar los nombres claves también aparecen en el códice vaticano, un conjunto de manuscritos posteriores del AT y  NT datado en alrededor de la mitad de siglo IV de nuestra era, desconociendo su procedencia. En Mateo 1:18, para la palabra conocida como "Cristo" y  "Jesucristo" aparecen:

    XY = CI, cristo

  XY IY=CI IU. Esto es "Cristo Jesús"

En Mateo 1:1 se halla intercambiado, es decir IY XY, para leer "Iesu Cristo" : 

Aquí es interesante la abreviatura para "jesús" al colocar una "ipsilon" compañera de una "iota". Para el caso de "Judá" escribieron el diptongo "oy" para leer "ou" aunque la primera letra era una "i" de "iota". La "iota" no era considerada propiamente vocal aunque sonara semejante. De modo que la abreviatura "IY" podría considerarse simplemente "ii", o doble "i". Sin embargo, no cabe duda que dicha letra corresponde al diptongo "ou" (iesou), por lo que estaría representando en realidad una "u", ante lo cual el nombre era abreviado con la primera y última letra.

Pero, el aspecto más importante consiste en la existencia en éste códice de la primera mención del nombre completo de "Jesús" en el versículo 21 de capitulo primero de Mateo. En cualquier traducción allí se lee:

"Dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados."

Este pasaje aparece en las últimas seis líneas de la primera página del libro de Mateo.

 kai kaleceic to onoma aytoy ihcoyn aytoc gar cocei ton

  laon aytoy apo ton amartion ayton.

   La versión Bizantina en griego de este pasaje lee:

   τεξεται δε υιον και καλεσεις το ονομα αυτου ιησουν

   αυτος γαρ σωσει τον λαον αυτου απο των αμαρτιων αυτων 

Recién aquí podemos leer el nombre completo iesoun cuya voz, obviando el "ou" griego, suena transliterada como "iesun".

En consecuencia, no cabe duda alguna que las tres primeras letras del nombre de Jesús fueron I E S, y del códice vaticano obtenemos la U y su forma completa, en este caso como iesun. De esta manera, como si fuera el resultado de un pesquisa detectivesca por la manera oculta de verter los nombres en los escritos cristianos "inspirados" más antiguos disponibles, hemos llegado a la forma IESU recién en el siglo IV de nuestra era para el conocido Jesús cristiano del primer siglo.

En siglos posteriores podemos hallar el nombre de Jesús completo de manera amplia. Por ejemplo, Jerónimo compuso la Vulgata Latina, y copias posteriores de la misma, como es el ejemplo de la versión de Erasmo, vierten tanto en latín como en griego de la siguiente manera:

                               

Noten cómo en griego la segunda letra es una clara "eta" griega, que en uncial se escribe en la forma de "H", la que en cursiva o minúscula se semeja a una "n".  En tablas alfabéticas se suele ver la letra transliterada "h" como el valor fonético para la "eta". No obstante, la épsilon (E, e) y la eta (H, h) suelen intercambiarse en versiones griegas. Juan 1.1 por ejemplo permite ver que mientras en ciertas versiones para la palabra "era" en español aparece en griego tanto En, en como hn, que se lee transliterado "en", ambas traducidas a "era" en español

Juan 1:1 Griego actual.

pp Bodmer Juan 1:1

kai Qeoz en d logos (Nuevo Testamento interlineal griego español, Francisco Lacueva)

(trasc. "en arje en o logos, kai o logos en pros ton teon, kai teos en o logos".

trad. "Era principio era la palabra, y la palabra era frente con dios, y dios era la palabra")

La comparación con el latín deja ver en claro a qué sonido pertenece. Asimismo, también comprobamos la siguiente "s", la "u" y en ocasiones una "s" final. Los doctos cristianos vienen a corroborar un siglo después la forma ya vista en el códice vaticano, uno de los manuscritos más antiguos disponibles datado alrededor del año 350 E.C. donde podemos hallar el nombre en su forma completa, siendo como vimos IESU.

Y es este mismo nombre, escrito en griego en la forma de "ihsouV" que aparece para el nombre de Josué del AT en la versión de la LXX, con lo cual los cristianos dieron claramente a entender su composición teofona al equipararlo al teofono "iehoshúa" hebreo, del cual se deriva esa forma "corta" "ioshúa" a partir de la cual nos llega la voz alterada de "Josué" en español.

En consecuencia, hasta ahora podemos deducir que, de corresponder la secuencia, las dos primera letras del tetragrama se pronuncia en español claramente como: ie. Esto es si debemos considerar a los primeros cristianos y sus inmediatos sucesores testigos fiables en la transmisión de los nombres. De lo contrario, si ellos no fueron cuidadosos implicaría una debilidad seria, y si se equivocaron al basarse en sonidos cambiados, entonces nos hallamos frente a una confusión ya instalada desde antes de Jesús en la transmisión de los nombres, y en especial el nombre señalado como el más importante de todos, nombre que nunca fue dilucidado. De ser así, el cristianismo no sería más que un simple cuento cargado de un profundo sentido trascendente mediante el cual nos sumerge en un interesante juego intelectual.

Variaciones respecto a Jesús.

Es interesante que el nombre "Jesús" aparece también en el AT en la versión masorética, donde incluso existe una palabra que no solo se escribe casi igual sino que suena muy parecido, a tal punto que muchos aseguran es lo mismo. Al analizar las variantes relacionadas con este nombre como aparecen en el AT, uno comienza a percatarse que a veces las conclusiones no son del todo correctas.

Nombre o palbr. Hebreo, TM transc. Hebr transl.sefrdt. Grg. LXX transc. Grg. fuentes
salvación יְשׁוּעָה isuah ishua σωτηρ soter Isai.12:3
Josué-Jesuá יֵשׁוּעַ iesua ieshúa Ihsouς Iesous (iesus) Esd.2:2
Yesúa (BJ) Jesua (RV) יֵשׁוּעַ iesua ieshúa Iesou Iesou 1Cron.24:11
Jesé, Isai יִשַׁי isai iishai Iessai Iessai 1Sam.16:1

La palabra salvación también aparece en Exodo 15:2 y Salmos 118:14, 15 y 21; 119:155. Carente de puntuación solo la diferencia de un nombre personal la "he" colocada al final.

La LXX escribe el mismo nombre de ihsouV para el "Josué" ó "Jesuá" de Esdras 2:2, como también la misma voz de "iesu" para el "Yesúa" ó "Jesua" de 1Cron.24:11, ambos para la misma forma hebrea escrita como ישוע. Este nombre hebreo comienza con la "iod" pero carece de las otras letras hebreas como el de Josué, como en Jos.1:10, cuyo nombre escriben en la forma hebrea de יהושע.  Es cierto que los judíos parecen agregar solo una letra para convertirlo en teofono, la "iod", pero también es probable que en la antigüedad este nombre se escribiera comenzando con la "uau", esto es algo parecido a ושע , para pronunciar "ushúa" o bien "oshea", y agregaran las letras יה para transformarlo en teofono, letras usadas en ocasiones separadas para referirse al nombre de Dios, pronunciado "ia".

Podría ser "jesús" en realidad "oshúa".

En la página precedente habíamos visto la construcción rabínica del nombre "hosea", sobre el cual se cuenta que Moisés lo cambió a "iehosúa", el que a su vez se convierte en el nombre del AT donde en la LXX escriben "iesous" en griego en vez del patrón común "iosous" que debiera haber aparecido.

Ahora bien, teniendo en cuenta este nombre en su forma hebrea masorética הוֹשֵׁעַ, notarán que después de la "he" las letras siguientes son "uau", "shin" y "ein".

En el año 2002 apareció ante el mundo un descubrimiento bastante discutido titulado el "osario de Santiago" debido a la controversial inscripción aparecida en uno de sus lados. El texto aparece en un dialecto arameo propio del primer siglo de nuestra era.

                              

                          Imagen de un costado del osario de caliza donde se hallan grabadas las letras

La autenticidad de la inscripción todavía se halla en disputa, pero existen algunas razones para presuponer su legitimidad. Si es una falsificación sin duda es una de las mejor logradas, resultando igual de útil para orientarnos en la temática de la pronunciación que estamos tratando.

En el siguiente cuadro aparece mejor detallada la inscripción, su trascripción de derecha a izquierda, transliteración de izquierda a derecha y traducción.

                         

Los expertos han reconocido la lengua como aramea de la época del primer siglo en Jerusalén y no hebrea. Por ejemplo, para "hijo" usa las letras arameas "br" en vez del clásico "bn" hebreo. La palabra "ahui" pronunciada probablemente "ajui" se explica que corresponde a la voz aramea "aju" del primer siglo de nuestra era para indicar parentesco de sangre a diferencia del hebreo que solo usan la "alfa" y la "het" ("aj"), y para decir "hermano de" escriben אֲחִי pronunciando "ají". De modo que en arameo le agregan una "uau". Por cierto, en arameo antiguo, como en la inscripción de Bar-Rakib del siglo VIII a.E.C., la expresión para "hermano" era idéntica al hebreo, esto es "aj", y para indicar pertenencia escribían "aji", por lo que "ajuí" sería una deformación propia de la variabilidad de cualquier lengua. La única letra algo discutida es la "dalet" o "d", por dos razones. Primero, le falta el palillo superior para unir los extremos dejando una forma triangular, siendo esa la forma que los arameos daban a dicha letra, asemejándose a la "resh". No obstante también se han hallado inscripciones arameas donde la "dalet" aparece en una forma muy similar a la del osario, resultando en una variación de estilo. La otra razón estriba en su significado. Parece un agregado innecesario, pues la relación entre ambas expresiones ya estaría indicada por la última "iod" agregada a "aju", esto es "ajuí", que significaría "hermano de" en arameo. Quizá este aspecto también resulte de alguna variación dialéctica. Lo cierto es que el "di" también era usado en arameo, como por ejemplo en Daniel 4:16. En lengua aramea en el TM aparece escrito:

דִּי-שְׁמֵהּ בֵּלְטְשַׁאצַּר. La trsc. es "di-simeh beltssatsar", lo cual traducido dice en el mismo orden "de nombre Belsasar".

La parte que nos interesa es aquella donde se menciona a un tal "oshúa". Algunos podrán objetar esta forma de traducir al remitir las mencionadas por los académicos como "Yeshúa". Sin embargo, ello ha sido de ese modo para evitar generar más controversias, eligiendo la forma más familiar en el círculo compartido entre los expertos y religiosos y de la voz normalmente usada por los judíos en la actualidad.

Pues, de hecho, si observan con cuidado, notarán que el nombre en cuestión en la inscripción no posee ninguna "iod". Por lo tanto, la "Y" no corresponde en la transliteración. Las únicas tres "iod" que aparecen son la primera para el nombre de "iacob", la segunda para "iosef" y la tercera para la expresión aramea "ajui", que significa o se traduce "hermano". Si se mira bien, en primer lugar notaran la completa ausencia de variación alguna en los nombres de Iacob y Iosef. No existe con estos nombres dudas sobre su pronunciación. Y en segundo lugar, al observar detenidamente las letras "iod" notarán que las mismas son más cortas que ambas letras de idéntica longitud para el último nombre, y a su vez en dicho nombre ambas son del mismo tipo o longitud que las otras tres "uau" restantes, una en "iacob", otra en "iosef" y la tercera en "ajui". En consecuencia, aquí aparecen las mismas tres letras hebreas del TM para "oseas" o bien "oshúa" para el obvio "oshúa" del osario, las hebreas "uau", "shin" y "ein". A diferencia del nombre anterior de "josué", en el osario aparece una "uau" antes de la "ein", seguramente como indicativo en la lengua escrita aramea para pronunciar la "u" y no otra vocal, al igual que aparece entre la "qof" y la "bet" de ""iaqob" para pronunciar la "o", letra que no aparece en el TM o lengua hebrea para dicho nombre. Y dicha "uau" es de idéntica longitud que la letra antes de la "shin". Por consiguiente, si esta inscripción es auténtica y la misma se corresponde al "jesús" histórico, o bien a cualquier otro "Jesús" de la época, su nombre no se escuchaba como "iesus", sino sin la "iod", esto es "oshúa" ("osúa", la h es colocada en español para pronunciar la "s" más gruesa tal como se oye en hebreo). No contenía ninguna parte teofona, y significaba simplemente "salvador". Y por cierto, este nombre "oshúa" (traducido Salvador), era muy común en esos tiempos, tan común como hoy día se usan el "juan", "carlos", "luis", etc. etc. Este aspecto desvaloriza la expresión de Mateo 1:21 al tratarse de un nombre de uso popular.

Para el versado Bryan Cox este aspecto parece no tener problema alguno, pues comenta que la vocal sobreentendida de la palabra del arameo "di" se abrevia y se ata a "oshua" como un prefijo, es decir "dioshúa", lo cual sería lo mismo que escribir "di ioshúa". Personalmente considero una variación ortográfica defectuosa, pues la vocal "i" de la "dalet" sobreentendida no es la misma que la supuesta "iod" de "ioshúa". Si escribían la "uau" en "iacob" para ayudar a la pronunciación resulta contraproducente omitir justo la primera letra de un nombre porque estaría "atada" a una sobreentendida, llevando a sobre entender nada menos que dos veces una misma vocal, hecho llamativo cuando sabemos muy bien que la "iod" hebrea como consonante no sonaba igual a una simple vocal sobreentendida. Empero, según Cox, esto parece ser una reducción relativamente común pues asegura puede encontrarse muchas veces a lo largo del catálogo de Rahmani de osarios. No obstante, habría que efectuar un examen más exhaustivo al respecto, pues muchos nombres admiten distintas variantes, con lo cual al menos dicha conclusión resultaría ambigua para nuestro caso. De hecho, analizando la inscripción de otro osario se descubren letras inventadas y giros interpretativos. Además, es evidente que para Cox parece ser lo mismo "ioshúa" que "Yeshua", evidencia por demás notable para demostrar cómo "minimiza" las diferencias entre "io" y "ye".

En una nota al pie en la Biblia de Jerusalén (BJ) para Mateo 1:21, donde vimos el nombre completo "iesoun" en el códice Vaticano, aclara lo siguiente:

"Jesús, en hebreo Yehosu'a, significa Yahveh salva"

En esta aclaración resulta evidente el agregado de la voz "ie" en la forma de "Yeh" a "osu'a", es decir, a la voz "oshúa", tal como aparece en el osario, esto es: ושוע. Y la voz "ie" proviene de las únicas letras hebreas existentes para ello, siendo estas las יה, es decir la "iod" y la "he". 

Esto implicaría que, de ser la inscripción del osario auténtica y corresponder realmente a Santiago "el hermano del señor", la parte "ie" (יה) fue un agregado posterior al primer siglo al nombre de ושוע, donde la tomaron del tetragrama y la habrían colocado delante del nombre hebreo, quedando יהושוע . De esa manera los teólogos cristianos construyen el nombre de su Mesías para ser pronunciado "ieoshúa", semejante a los demás nombres teofonos del TM, pero muy lejos por cierto del aparecido en el osario. Pero ese nombre nunca figuró ni se pronunció de ese modo durante el tiempo que existió según el testimonio arqueológico. Bien podría ser ésta la razón por la cual lo abreviaron en los primeros documentos cristianos.

En los evangelios deducimos que la abreviación corresponde solo al agregado cuando apuntaron "ie", y la forma completa "iesous" para la voz "iesu" del griego también coincide el prefijo "ie", pero nunca dejaron entrever que existiera el sonido de una "o" en el nombre antes de la "s". Hay una discordancia entre la voz hebrea y griega respecto al mismo nombre. Es como si en hebreo el nombre fuera solo "súa", es decir שוע, cuando claramente no lo es en este caso. ¿Se les perdió la "o" a los cristianos en el tiempo?...

Es probable que cuando cristianos de siglos posteriores inventaron el nombre hebreo יהושוע para el fundador del cristianismo, al cotejarlo con la manera que aparecería escrito en hebreo razonaron acorde a la escuela masoreta que la "uau" primera significada "es", y que por lo tanto podría decirse "ie" "salva" (יהשוע) en vez de "ie" "es" "salvación"(יהושוע). De allí que al trascribir al griego prefirieran la forma "iesu" antes que "ieosu".

No obstante, a lo mejor, en vez de "oshúa" el nombre se pronunciaba realmente como "ushúa". Ello bien puede ser una probabilidad factible, acorde también a las variantes adoptadas en otros casos, como en "uzías" & "ozías". ¿Sería acaso por ello que los cristianos recurrieron a una adaptación recortándolo de exprofeso para evitar la cacófona forma de pronunciar "ieousous".

Esta bien podría ser la pista para comprender porqué arribaron a "ie-sous", eliminando la voz de la "u" hebrea indicada por la primera "uau".

Por otro lado, al anteponer la "iod" y la "he" (יה), letras que del Tanaj se pronuncia "iá" cuando se hallan solas al indicar al inefable, permite comprender los motivos aludidos por distintos comentadores al explicar que el nombre se pronunciara "iaoushúa", o bien "ieoushúa" para otros y no "iesous" o "iesus" como se apuntó en la LXX para "Josué" (sin duda en copias posteriores), nombre al cual se dirige para señalar al de "Jesús".

En cuanto al agregado del "ie" parece que copiaron el mismo ejemplo del relatado para Moisés, pero dejaron fuera el sonido de la primera "o" ó bien "u", quizá de forma deliberada como ocurre claramente para "Josué" o por error adoptaron esa forma al cotejar en algún tiempo posterior con nombres similares hebreos donde aparece solo la "iod" (Esdras 2:2; 1Cron.24:11), confundiendo la primera "uau" por una "iod", y el resto fue la consecuencia natural de arribar a "iesus".

No obstante, sea cual fuere el motivo por la discordancia con la "o" ó la "u" primera, queda clara la relación existente entre יה y ie para el comienzo del tetragrama según el tratamiento cristiano acorde al comienzo o prefijo establecido para el nombre de su fundador.

Por lo tanto, según lo visto hasta ahora y acorde a la manera desarrollada para el nombre "Jesús", el tetragrama podría pronunciarse IEUE. Por cierto, todavía no hemos llegado al final.

Sobre sonidos escuchados en hebreo.

Cuando uno escucha pronunciar distintos nombres teofonos en la lengua sefardí, descubre que donde siempre aparecen escritas las tres letras del tetragrama los sonidos emitidos varían según estén: al principio, según el nombre que se trate, estén al final o se hallen solos. Por ejemplo:

Josué se pronuncia "ieo...", judá "ieu..."; Jehú, "ie-hu" (la "h" se espira con la vocal "u"); Isaías "isaiá" y Elías "eli-iahu", a veces separando el "iahu" en "ia-hu".

Este patrón se mantiene constante en los diferentes nombres, Todos al principio "ieo" salvo Judá, y al final "iahu", salvo el de Jehú, que incluso, además de la "e" se separa silabicamente (ie-hu). De esta manera, una misma secuencia trilítera altera su pronunciación según dónde se halle ubicada.

Hoy día hay diferentes comunidades judías religiosas mesiánicas (creyentes en Jesús) que leen, hablan y conocen el hebreo. Sin embargo, aún entre ellos no logran ponerse de acuerdo sobre la forma de pronunciar el nombre, al que obviamente deben hacerlo por su carácter religioso mesiánico. Mientras unos abogan por Yahuah otros defienden la forma Yihweh, otros insisten en Yehuah, otros por Yahveh, pero ninguno por Jehová.

Asimismo tampoco existe acuerdo sobre la manera de pronunciar ciertos nombres teofonos entre los mismos hebreo parlantes.

De modo que los nombres teofonos parecen no resultar definitorios para aclarar el tema, ni siquiera para expertos conocedores del hebreo.

 

                              volver a la página anterior             Ir a la página siguiente

                                        Ir al índice                             Ir a la página de fuentes