Los sonidos de la

Los sonidos de la "uau"

Veamos como se pronuncia la "uau", y en especial cuando es seguida después de la "he". Ya vimos cómo con "iaus" algunos vierten el sonido de una "o" así como "u". En el nombre "uzía" tal como es vertido por la versión Valera en 2 Crónicas capítulo 26 esta claro que se pronuncia como una "u". Este sonido es diferente de la semejanza que pudiera tener con la "w" inglesa en diversas palabras, como por ejemplo en wisky, que se lee "uiski", pues aquí no es posible escribir ni pronunciar al estilo hispano "wuzías" y mucho menos "wzías". Sin embargo, otras versiones, como la BJ y la NC vierten como "Ozías", esto es debido a la presencia de la primera letra "ein" antes de la "uau".

En el siguiente cuadro pueden apreciarse las variantes de este nombre.

Nombre Hebreo, TM transc. Hebr transl.sefrdt. Grg. LXX transc. Grg. fuentes
Buzi בּוּזִי  buzi  buzí Bouzi bouzi Ezeq.1:3
Uza עֻזָּה  'uza  ouzá Oza oza 1Cron.6:14
Uzzi, Ozi (NC 1Cron.7:6) עֻזִּי  'uzi  uzí Ozi Ozi  1Cron.7:3
Ozías (NC) עֻזִּיָּה  'uzia  oziá Ozia ozia 1Cron.6:9
Uzzia עֻזִּיָּה  'uziah  oziiá Ozia Ozia 1Cron.6:9
Ozías (NC) עֻזִּיָּהוּ  'uziahu  ozi-ia-hu Oziou oziou (oziu) 1Cron.27:25
Uzziel עֻזִּיאֵל  'uziel  uzi-el Oziel Oziel 1Cron.7:7
Uzías (NC) עֻזִּיאֵל  'uziel  uzi-el Ozihl oziel 1Cron.24:24
Ozías עֻזִּיָּהוּ  'uziiahu  uzi-ia-hu Oziou Oziou Isa.1:1

Lo primero que notamos en la columna en hebreo del TM es la ausencia de la letra "uau" hebrea salvo en "Buzi",  mientras en las demás solo aparece la letra "zin" después de la "ein" hebrea, las cuales dan variaciones para el comienzo de los nombres con el sonido de una "o" y de una "u" indistintamente tal como se puede apreciar en la columna donde se escribieron las voces transliteradas del sefardita. En la columna hebrea podemos apreciar una combinación de "u", "ou" y "o" para el comienzo del nombre, ante lo cual apreciamos que la voz "u" de la "uau" parece sobreentendida para "Uza" o bien descartada para otros, tomando la "ein" valores de "o" o de "u". Probablemente se deba a la evolución gramatical de la lengua o escritura hebrea para algunos nombres posterior al epitafio de la tumba del rey Uziá ya vista. En cuanto a si la primera letra es "o" o una "u" se puede apreciar que la diferencia puede deberse según quién sea el lector y según el oído que lo escuche, porque no existe una marcada distinción entre ambas palabras, requiriendo un esfuerzo para tratar de interpretar la letra inicial correcta. De hecho, aparece el ejemplo de "Uzá" para mostrar que en sefardí se escucha para este nombre el comienzo "ou", un posible helenismo introducido. Ello, sumado al hecho de que la "ein" es pronunciada a veces como una "o" pudo contribuir a formar nombres que empiecen con la "o", pero está claro que, salvo los dos primeros, el resto se refiere al mismo nombre, unos con la terminación teofona relacionada con el tetragrama y las otras con la expresión "el", vinculada al termino normalmente traducido "dios".

Por la puntuación masorética está claro que es una "u", hecho que la LXX solo atina para el nombre de "Buzi". Debieron haber escrito para Uziá: Ouzia de acuerdo a cómo se halla en la inscripción, pero parece que luego la "uau" despareció dejando la vocal "u" sobreentendida, resultando las variaciones griegas ya vistas donde se la omite y de allí las consecuencias latinas.

La "uau" antiguamente era mayoritariamente una "u", y lo podemos apreciar en los siguientes nombres donde comienzan con "u" al ser escritos en hebreo empezando con la "uau".

Nombre Hebreo, TM transc. Hebr transl.sefrdt. Grg. LXX transc. Grg. fuentes
Nedabia (NC) וּנְדַבְיָה unedabeiah undabiá Deneqi deneti 1Cron.3:18
Uriel אוּרִיאֵל uriiel uriel Ourihl Ouriel 1Cron.6:9
Sefufán וּשְׁפוּפָן uspupan ushfufan wsfarfak osfarfac 1Cron.8:5

La LXX parece tener variaciones distintas para dos de ellos, hallando acuerdo solo en uno, para "Uriel".

También debemos recordar que durante mucho tiempo la tradición judía le asigna a esta letra en ocasiones el sonido de una "v", de "vino".

De hecho, en el judío actual la "uau" adquiere cuatro formas de voz: el de una "u", de una "o" , de una "v" o "w" y de una "b". A su vez esta letra puede ser seguida de una vocal como por la consonante siguiente.

Pero esta letra parece ser pronunciada en tiempos antiguos normalmente en forma de "u", pues en el mismo caso presentado del epitafio de la tumba de Uzías aclara que es rey de Judá (ihudh), y allí podemos ver nuevamente la "uau" en la otra palabra, y suena en vocalización de "u" en el nombre tanto en judío como en los más diversos idiomas.

Transliteraciones posteriores dan crédito al mantener dicho sonido en letras griegas y latinas, donde se reemplaza directamente por la vocal. Los griegos no tenían una letra específica para pronunciar la "u". Para ello recurrían a una combinación con la vocal "o" conocida como "omicrón" para transformar la "ipsilon" (U,u), de sonido propio como "i" a "u". Otras versiones en griego escribían una letra similar con una marca arriba, para indicar su sonido directamente de "u"

                IOUDAI (Grg)  I O U D A I    IUDAI    JUDIOS (Papiro Bodmer)

            

Aquí el nombre Judá no proviene de una transcripción ni de una traducción, es una grabación sonora fiel de la voz aramea o hebrea grabada en letras griegas y posterior latinas.

El cambio de letra del nombre "Judá".

Para el nombre Judá, del cual también se afirma su origen teófono, notaran (si observan nuevamente la imagen de la inscripción funeraria y la buscan en una tabla del alfabeto hebreo para ver las letras correspondientes) aparece señalada como "h" en las tablas de equivalencias, pero ésta no es la misma del tetragrama. Son tan parecidas ante cualquier neófito o poco conocedor que si no ve ante sí ambas y cambiadas para una misma palabra pasarían desapercibidas. Mientras las del tetagrama son las "he" en el epitafio arqueológico aparecen las "het". La última letra del nombre Uzías es una clara "he", las mismas usadas para el tetragrama, distinta en un mismo documento a la usada para escribir "judá", lo que permite apreciar que no se trata de una forma aramea de "he". En consecuencia, las letras que aparecen son la "iod", "het", "uau", "dalet" y nuevamente "het" al final, que al leerlas de derecha a izquierda se puede pronunciar casi sin dificultad como ihudah. Sin duda aquí existe una variación. De aplicar la fonética sefardí dada a la "het" se pronunciaría algo como "ijudaj". Se afirma sobre el concepto hebreo del nombre como "el pueblo (los judíos) que lleva su nombre (de Dios)". En el documento arqueológico las letras del tetragrama no aparecen salvo la "iod" y salteando la "het" la "uau", cuya presencia no está clara si corresponde o no al nombre inefable o a la palabra con la cual se junta. Se explica su significado como "agradezco (o reconozco) a "ia", a lo sumo bastando la presencia de la "iod". También los expertos dicen es equivalente a Judas (Judás).6

Algunos pueden objetar el sentido de la letra "uau" al referirse a David. En hebreo, en 1 Sam.16:13 se escribe con tres letras, la "dalet, la "uau" y la "dalet". Se agregan en este caso las vocales "a" e "i". Sería una claro ejemplo de escritura consonántica, pues la "uau" se pronuncia como una "ve". Es cierto, en español se produce ese sonido, pero en la antigüedad podrían pronunciar algo como "dauid" sin alterar sustancialmente el sonido del nombre. Por ello es que en el texto masorético puntúan la "uau" para seguir acompañada de la vocal "i", similar también a Leví. En documentos arqueológicos de la época de los reyes se hallan solo las tres letras para "David", pero después del exilio comienza aparecer una "iod" después de la "uau". Así, para ayudar a la pronunciación, escriben la "iod" después de la "uau" para señalar la vocal "i" tal como la podemos hallar en 1Cron.3:1 y 27:18 en el TM. Aquí resulta más que obvio que los hebreos en esa época no usaban la letra "uau" para el caso del nombre de David para emitir el sonido de una "v" ni de una "w" española, pues debían ayudarse de la "iod" como vocal "i" para pronunciar "ui" y de ese modo evitar que fuera pronunciado "daud".

Lo importante y definitorio en este caso entre la "jet" y la "he" es cómo transliteraron al griego y posterior latín el sonido de dichas letras, sonido que nos acerca al español actual.

Si Judá se escribía originalmente יהודה, ¿porqué motivo la secuencia trilítera no se transformó nunca ni en hebreo como יודה ("ioda") ni en griego como iwda ("ioda")? ¿Porqué prevaleció la "u"? Algunos escriben "Yehuda", pero si "Yehu" no es la secuencia correcta debiendo corresponder a otro significado, tal como vimos para el caso de "Yahu" al separar en dos sílabas la secuencia (y(a)(e)-hu) para significar dos palabras agrupadas, nos hallamos frente a una discordancia.

En monedas acuñadas para la provincia de Judá en los tiempos finales de la dominación persa, probablemente posterior al epitafio de la tumba de Uzías, aparecen tanto formas con tres letras como con cuatro.

Por otro lado, la presencia de una "het" en una secuencia similar a los nombre teofonos con "he" nos podría estar indicando un significado etimológico de origen diferente o bien a distintas interpretaciones posteriores sobre el significado etimológico de un mismo nombre antiguo.

Es interesante que la equivalente griega de la "jet" o "het" hebrea es la "eta" o "e larga". No obstante, nunca al transliterar al griego la palabra hebrea "judá" o "judíos" la equipararon con una "e larga" o E (H,h), sino que la dejaron muda, o mejor dicho, ausente. De allí que nos damos cuenta que los hebreos usaban de modo fonético distinto la misma letra a cómo la usaban los griegos.  Los griegos escribieron las letras a cómo sonaban en hebreo, no las tradujeron, simplemente porque no los tenían en su repertorio, como sí tuvieron términos para adonai y mesías, que fueron kirios y cristo respectivamente, las que también tenemos traducidas al español como señor y ungido, dado que representan título o condición y no nombres propios.

Recordemos que los hebreos al igual que los fenicios tenían la letras para la "h" aparte de la conocida "he" que los griegos la correspondieron con la "epsilon" o "e" breve. Dicha "h" era conocida como la "het", equivalente en este caso a la "eta" griega en ocasiones, la cual era usada de modo parecido a la hispana. Esta letra aparece en el nombre original para Judá en letras judías antiguas, como I H U D H. Cuando transliteraron su sonido al griego los cristianos y otros escritores escribieron IUDA, término que finalmente quedó como Judá al mutarse la "i" por una "j", con lo cual en español genera el sonido inicial de una "jota" mientras en inglés lo hacen con la de "Yeso". Pero el punto es que no hay vocales entre las letras, salvo una "a" después de la "D". ¿Lo notaron?...

 

No obstante, en hebreo normalmente se ve escrito "Judá" de otra manera, reemplazando las "het" por las "he" del nombre divino. De ese modo otros han transliterado IEHOUDA.  Pero bien puede corresponder a una interpretación posterior. Sea lo que fuere, los griegos no colocaron ninguna "e" para dicho nombre, ni como vocal entre "i" y "het" ni por la "het", letra que judíos posteriores cambiaron a "he" para asemejarse al tetragrama, y de ese modo decir que el término "judío" contiene el nombre inefable al aparecer las cuatro letras (I He U D He)13 idénticas al mismo. Pocos se percatan del hecho por la semejanza de las letras cuadradas.

 

De hecho, con respecto al punto 13 la forma "Yahoudim" no es el equivalente del sonido del nombre de los judíos. En griego del segundo siglo vemos escrito iudai, iudaios y nunca "iaudai" ni "iaudaios".

Sea como fuere, a pesar de las mutaciones, la "u" persiste. No cabe duda alguna. La letra "uau" pasa al español desde el hebreo, griego y latín como una clara "u". Y si ello ocurre con nombres como los que ya hemos visto, no tenemos motivos para creer que debería ser una consonante semejante a una "b" con eso de la "w" o "v" indicadas como valor actual de dicha letra. En consecuencia, y teniendo en cuenta las evidencias sobre la "e", hasta ahora la forma más probable podría ser "ieu".

Ya vimos de donde nos viene el nombre de Eva. Recordarán que los hebreos escriben como primera letra una "het". Esto resulta muy llamativo, pues conociendo que en el caso de Judá cambiaron la "het" por una "he", ¿que nos impide creer que aquí pudieron cambiar la "he" por una "het"? Nuestro nombre hispano "eva" comienza con "e", no así el hebreo, que lee "haua", cuando es probable que fuera "heua". De hecho, "eva" nos viene del griego de la LXX del pasaje de Gén.4:1 donde es transliterado "eua". "ver rstr6). Esto nos lleva a pensar que originalmente el nombre de Eva pudo comenzar con la letra "he" hebrea y no con la "het". Corrientes religiosas posteriores al ver la "het" en "Eva" asociaron el nombre de "Judá" con la "het" y no con la "he", dado el uso de esa letra para el nombre de "Eva" en hebreo, hecho que ellos posiblemente no supieron sobre su anterior reemplazo. No obstante luego fue descontinuado para evitar la relación del significado del nombre divino con el nombre de la primera mujer, dejando sin alterar las letras del tetragrama pero dejando sin corregir el nombre de "Eva" en hebreo. De esa manera se mantiene la negación sobre cualquier vínculo entre ambos.

Se puede hallar la relación de la letra "he" fenicia y posterior hebrea con la letra o ideograma egipcio y proto-sinaítico con una figura muy sugestiva. La figura de la misma arranca con la forma de un ser humano, tal como aparece en el cuadro siguiente.

                                               

Esto permitiría deducir su relación etimológica arcaica. De ese modo remotamente fue la figura de una vida humana la impulsora del sonido que más tarde evolucionaría a la letra "he" fenicia, que luego se permutó o pasó hacia la "het" en algunos casos y hacia la "he" en otros, de allí la correlación vista.

Este aspecto nos permite ver la correspondencia entre la "het" hebrea de "Eva" con la "he" del tetragrama, pues fue entendido para la época del epitafio monumental que debía corresponder una "het" y no una "he" para el caso del nombre de "Judá" en la inscripción funeraria de Uzías, nombre que incorpora letras del tetragrama, de allí el vínculo con el mismo. Entonces, lo del verbo "ser" judío tocante al tetragrama es sin duda un agregado filosófico posterior, el cual junto con los arreglos de letras un esfuerzo rabínico a fin de ocultar el significado ancestral original del nombre divino.

 

                                volver a la página anterior             Ir a la página siguiente

                                        Ir al índice                             Ir a la página de fuentes